Movimiento Juvenil Salesiano

Familia Salesiana

La Familia Salesiana es el conjunto de institutos, congregaciones y asociaciones que tienen como figura común la espiritualidad de Don Bosco y de su sistema preventivo, inspirado a su vez en la figura de San Francisco de Sales, y que han sido aprobadas oficialmente por la Congregación Salesiana y la Santa Sede, como verdadero camino de crecimiento espiritual.
Tres grupos de la Familia Salesiana fueron fundados directamente por Don Bosco: la Congregación Salesiana, las Hijas de María Auxiliadora y la Asociación de Salesianos Cooperadores.
  • Salesianos de Don Bosco
    Salesianos de Don Bosco
  • Hijas de María Auxiliadora
    Hijas de María Auxiliadora
  • Voluntarias de Don Bosco
    Voluntarias de Don Bosco
  • Salesianos Cooperadores
    Salesianos Cooperadores
  • Voluntariado Salesiano
    Voluntariado Misionero Salesiano
  • Asociación de María Auxiliadora
    Asociación de María Auxiliadora
  • Asociación de Damas Salesianas
    Asociación de Damas Salesianas
Los Salesianos somos una Congregación de religiosos pertenecientes a la Iglesia Católica, fundados por San Juan Bosco a mediados del siglo XIX, en Italia. Nuestro nombre oficial es “Sociedad de San Francisco de Sales”, pues Don Bosco -así nos referimos familiarmente a nuestro Fundador- eligió a este santo como modelo por su amabilidad y pasión evangelizadora. Pero somos más conocidos como “Salesianos”.

NUESTRA ESPIRITUALIDAD

La misión y el proyecto de vida de los salesianos se manifiestan en un estilo de vida y de acción que llamamos “Espiritualidad Salesiana”.
Nuestra espiritualidad se encarna y se manifiesta en la experiencia espiritual y educativa de Don Bosco en el Oratorio de Valdocco, donde él comenzó su obra, y que él llamó Sistema Preventivo. Este pertenece a la esencia misma de nuestra misión; puede ser considerado casi como la síntesis de cuanto Don Bosco ha querido ser, y el núcleo de su programa y proyecto pedagógico y pastoral, confiado especialmente a la Familia Salesiana.

CÓMO INTEGRARSE

Dios sigue llamando a otros muchos creyentes para que continúen la misión de Don Bosco en favor de los jóvenes. Entre ellos, los salesianos religiosos (SDB) son consagrados por Dios, reunidos y enviados para ser en la Iglesia «signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes, especialmente a los más pobres».

Somos una familia religiosa nacida del corazón de San Juan Bosco y de la fidelidad creativa de Santa María Dominga Mazzarello. Don Bosco eligió este nombre porque nos quiso como un monumento vivo de agradecimiento a la Virgen.

En Turín la opción de fundar una institución a favor de las jóvenes le vino a Don Bosco por la instancia de varias personas; por la constatación del estado de abandono y pobreza en el que se encontraban muchas muchachas; por el contacto con varios Institutos femeninos; por la profundidad de su devoción mariana; por la confirmación del Papa Pío IX que le animó hacia este camino; por repetidos “sueños” y hechos extraordinarios narrados por él mismo.

Contemporáneamente en Mornese, en las colinas del Monferrato, la joven María Dominga Mazzarello animaba un grupo de mujeres jóvenes que se dedicaban a las muchachas del pueblo, con la finalidad de enseñarles un oficio, pero sobre todo con el compromiso de orientarlas a la vida cristiana.

A distancia, dos señales en la misma longitud de onda mandaban un mensaje idéntico; tenía que nacer también para las niñas y las jóvenes el ambiente educativo que ya estaba en Turín-Valdocco, para los muchachos por obra de Don Bosco. María Dominga Mazzarello fue cofundadora al dar vida, forma y desarrollo a la nueva institución.

NUESTRA ESPIRITUALIDAD

Las Voluntarias de Don Bosco son cristianas que, llamadas a seguir más de cerca a Cristo, quieren vivir en profunda armonía consagración, secularidad y salesianidad.

Realizan así su misión en la Iglesia y en el mundo. Unidas profundamente por vínculos de la comunión fraterna y de la pertenencia al Instituto, se transforman en signo vivo del amor de Cristo, en el espíritu de las Bienaventuranzas.

No llevan vida en común y el Instituto no tiene obras propias.

QUÉ OFRECEN COMO PROYECTO DE VIDA

Las Voluntarias de Don Bosco son laicas que viven en el mundo por opción vocacional y “a modo de levadura”, contribuyen desde dentro a su santificación. Eligen hacer de su vida un don, es decir, comprometer toda la vida por Cristo en el mundo; una cristiana que no se separa del mundo, de su familia, sino que vive aportando la plenitud de su radical elección de amor, viviendo como Cristo un amor pobre, casto y obediente.

La Voluntaria de Don Bosco está llamada por Dios a quedarse, a encarnarse, allí donde se encuentra, sin signos externos que la diferencien de los demás; sólo la distingue un amor libre, desinteresado, disponible, utilizando los medios del mundo para orientar todas las cosas a Dios.

NUESTRA ESPIRITUALIDAD

Los Cooperadores Salesianos nacimos con el proyecto de Don Bosco en favor de los jóvenes pobres. Desde fines de 1841, en efecto, para su "obra de los oratorios" recurrió a la colaboración de muchas personas. Ampliando su obra, Don Bosco se dio cuenta de la creciente necesidad de Cooperadores, (también de sacerdotes, pero sobre todo de laicos), ligados a las misión salesiana. Pensó entonces en unirlos y asociarlos.

En un primer momento nos concibió como "Salesianos Externos" de la congregación de San Francisco de Sales insertando un capitulo sobre "Los Externos" en las mismas Constituciones Salesianas. Pero el "no" de la Santa Sede lo indujo a fundar una Pía Unión autónoma (hoy Asociación) con un Reglamento propio aprobado el 9 de mayo de 1876 por el Sumo Pontífice.

QUIÉNES SOMOS

Uno de los signos de los tiempos que renueva la Iglesia es la participación cada vez más intensa de los laicos en la vida y en la misión de la misma. Y es en ese contexto de activa y consciente participación, donde el Voluntariado se ofrece como un espacio privilegiado para madurar y asumir una visión vocacional de la vida, abierta a los demás, comprometida con la realidad y cimentada en el Evangelio, para que, especialmente, en lugares de necesidad social y evangelizadora, puedan ser agentes de cambio y aportar desde su realidad de vida y desde su experiencia con Dios.

QUIÉNES SOMOS

La Asociación de María Auxiliadora (ADMA), fundada por San Juan Bosco en 1868, está reconocida por la Santa Sede cono una asociación laica y tiene alcance mundial. Su finalidad es ayudar a sus miembros a vivir su compromiso de vida cristiana, tomando a la Virgen María como ejemplo de vida evangélica. Se propone cultivar y difundir la devoción a Jesús Sacramentado y a María Auxiliadora, sin olvidar, como prioridades vitales y cristianas, la atención a la familia, a las actividades parroquiales, a los jóvenes y a los pobres, todo ello dentro del carisma salesiano.

Para lograr tales finalidades, los miembros de ADMA se rigen por un Reglamento, que es sencillo y flexible, adaptado a la vida ordinaria de un laico que debe cumplir con sus compromisos de trabajo y de familia.

Las obligaciones de los miembros de ADMA, son las de ser una buena cristiana o cristiano, la asistencia a las reuniones mensuales de información y de culto mariano los días 24 de cada mes, Día de María Auxiliadora. En la medida de lo posible, se pide también a sus miembros colaborar en la obra de la formación cristiana de la juventud pobre y adultos de clases populares, uniéndose así al apostolado de la Familia Salesiana.

QUIÉNES SOMOS

Somos una institución Salesiana sin fines de lucro, integrada por mujeres laicas, profesionales y voluntarias, que desarrolla proyectos sociales de apoyo, prevención y promoción preferentemente en las áreas de Educación, Capacitación Laboral y Maternidad Adolescente.

Somos una agrupación comprometida, motivada y unida por una vocación de servicio a los más necesitados y en situación de riesgo social. Colaboramos con la superación de la pobreza afectiva, educativa, material y espiritual de nuestro país.